Si tienes pánico ante la sola idea de quedarte sin pareja, ¡cuidado!, puede que seas poco selectivo a la hora de elegirla y además no te des cuenta. De hecho, aprender a estar solo es un salvoconducto hacia la posibilidad de ser feliz en pareja cuando llegue el momento y la persona adecuada. Hace más posible amar verdaderamente.

Tips para una buena elección:

  • Chequea ideas erróneas sobre el amor: príncipes azules, princesas encantadas, parece una rana pero cambiara con un beso, los amores prohibidos son más auténticos … ¡cuidado!, batacazo casi garantizado si basas en estas ideas tus sentimientos, un minuto de pasión puede no ser más que eso, un minuto.
  • Esfuérzate en conocer a esa persona: No os aisléis, busca situaciones de todo tipo y con compañía para conoceros realmente. La rapidez y la falta de análisis no son buena combinación para elegir pareja.
  • Mantén la cabeza fría: Exceso de halagos y atenciones, ¿es eso lo que te gusta o es la persona que tienes al lado?
  • Si algo no te gusta no pienses que la otra persona “ya cambiará”. No será así. o aceptas cómo es tu pareja o mejor dejarlo.
  • ¿Eres feliz?: Si ya al principio, recién estáis conociéndoos, la respuesta es no, la relación no tiene sentido.

Si no te has esforzado lo suficiente en conocer a esa persona puede que más tarde te lamentes por su manera de ser y la responsabilidad será solamente tuya. Ya era así, pero no te tomaste el tiempo suficiente en conocerla. No podrás culpar a esa persona por tu infelicidad y por no ser como tú te habías imaginado que sería, solo tú serás responsable de la mala elección y sus consecuencias. La decisión se baso en el miedo y no en las cualidades reales de esa persona.
Recuerda, es bien cierto el dicho “más vale solo que mal acompañado“.