En diciembre todo gira alrededor de…la comida. El último mes del año se caracteriza porque nuestra agenda está llena de reuniones, comidas, brinda, cenas y demás eventos para convivir y celebrar con los otros las fiestas de la temporada y en la mayoría de ellos hay una gran cantidad de platos deliciosos (y altamente calóricos) que se acomodarán a la perfección en tus caderas. No en vano enero es el mes que registra más inscripciones en los gimnasios, más visitas a los nutriólogos y más listas de buenos deseos encabezadas por un “perder peso”.

Los estudios demuestran que durante la época decembrina aumentamos en promedio entre medio y un kilo. Sí, no suena muy grave (y en verdad no lo es), pero lo más probable es que empezando el nuevo año no sea tan fácil perderlo así que ¿para qué subir? Si no quieres que la báscula sufra los estragos de estas navidades, intenta seguir estos consejos. Son sencillos y podrían ahorrarte la necesidad de comprar pantalones nuevos en 2017:

No te saltes comidas.

Es tentador pensar que puedes “equilibrar” tu dieta si ahorras lo de una comida para disfrutar esa cena especial pero lo más probable es que llegues con mucha hambre y te cueste más trabajo resistir las tentaciones. De hecho lo mejor es…

Come un snack antes de las reuniones.

Antes de salir de casa come una barra energética o un puñado de nueces, eso te ayudará a llegar con menos hambre y a sentirte satisfech@ más rápido.

No comas mientras cocinas.

¿Horneando el pastel? ¿preparando las galletas que regalarás a tus amigos? chupar la cuchara de la mezcla o lo que queda en el refractario es muy tentador pero, aunque suene increíble, podrías consumir hasta 300 calorías con solo hacerlo. ¿Vale la pena?

Alcohol con moderación.

Además de que las bebidas alcohólicas son altas en calorías (especialmente las de la temporada como el ponche o el eggnog), estimularán tu apetito y con unos tragos encima tal vez te preocupes menos por lo que comes. Por cada copa bebe un vaso con agua.

Es importante también que no abandones el ejercicio.

Es verdad que en esta época los eventos sociales están a la orden del día pero, si te organizas bien, siempre quedará media hora libre para estirarte un poco. No dejar la rutina puede marcar la diferencia, especialmente si comerás de más.