La gran idea me llegó una noche de insomnio. Después de dar vueltas en la cama inútilmente, decidí acomodar las bufandas de un cajón. Ahí, entre una pashmina azul y una estola dorada, encontré una carta de Juan, el peor de mis ex. Después de leerla y corroborar una vez más que es el tipo más tacaño del mundo (el escrito era para reclamarme que no le había pagado mi boleto del cine), supe que si se me apareciera el genio de la lámpara, dedicaría el tercer deseo a la exterminación de los hombrescodos. Sí, después de haber sufrido uno en carne propia, odio a los mezquinos.
Pensé que el tema de los tipos de hombres que las mujeres aborrecemosdaría para un buen artículo así que hice un sondeo entre mis amigas. Después de escuchar sus más amargas quejas, encontré los que se quedan con los deshonrosos primeros lugares. Aquí los resultados.

El “siempre tengo la razón”. 

Es el rey de la soberbia. Lo que tú opines importa muy poco porque el único punto de vista que toma en cuenta es el suyo. Vive cantando sus hazañas y buscando argumentos para desprestigiar a los demás, especialmente si piensan diferente a él.

El coqueto.

Cuando van a un sitio público parece que se olvida de que estás ahí. Las mira a todas, les sonríe a todas y se porta como un gigoló.

El “quiero a mi mamá”.

No sabes si estás con el que dice ser o con Norman Bates. Te compara con su madre, se deja influenciar por ella y le llama todo el día. La suegra metiche deja de ser un cliché y se convierte en tu peor pesadilla.

El macho.

Vive en el 2014 con ideas del siglo XVIII. Olvídate de su ayuda en las labores domésticas o en cualquier cosa ligeramente asociada a lo femenino. Odia a tus amigos gay, te cela todo el tiempo y busca pelea por cualquier cosa.

El tacaño. 

No dispara ni en defensa propia. ¿Pizza o cine? Los días de 2X1. Cuentas divididas siempre y olvídate de regalos. Con él la cosa es más austera que con el tío McPato.