El psicólogo Dan Gilbert, profesor en la Universidad de Harvard, lo afirma rotundamente en una de sus entrevistas; ” Cualquier situación que imagine es mejor en los casados. Son más felices, viven más, están más sanos, tienen más dinero, practican más sexo y lo disfrutan más.”

¿Te paraliza el miedo al compromiso? Puede que tengamos un antídoto. Repasemos las tan cacareadas ventajas del casado (bien casado, se entiende, que cuando la cosa no va bien la estadística se invierte, claro) no sin antes prometer una revisión en otro artículo de las ventajas del soltero (¡que os conozco!):

Vivir más años

Los hombres casados tienen una tasa de mortalidad inferior a la de los que viven solos. Viven una media de tres años más que los solteros. Tienen menos estrés y menos hábitos perjudiciales para la salud por lo que padecen menos cierto tipo de enfermedades (fuman y beben menos que los solteros, viudos o divorciados) que resultan mortales.

Mayor salud

Además, en general, las personas casadas están más sanas física y mentalmente que los solteros, separados, divorciados y viudos. ¿Sabías que los solteros toman más antidepresivos?.

Mayores ingresos

Hay un estudio que afirma que los casados presentan un aumento de sus ingresos frente a los solteros sí o sí, no vamos a discutirlo, pero lo que sí está claro es que si eso es así es porque  tiene a su lado a una mujer con salario; dos mejor que uno, comprobado. Por otro lado, hay estudios que afirman que los casados trabajan mejor y tienen más éxito que si fueran solteros.

Más y mejor sexo

El soltero envidia al casado y el casado al soltero, ¿lo del otro siempre es mejor?. No. Cae el mito de que el casado deja de tener relaciones o dejan de ser satisfactorias, así que ¡cambia de chiste en las bodas!. Puede que la variedad sea mayor en el soltero pero la cantidad y calidad, no.

Mayor felicidad

Sin hacer sesudas deducciones, si todas las ventajas anteriores se cumplen, ¿cómo no ser más feliz? El contacto con aquéllos que apreciamos y el apoyo emocional es una de las mayores fuentes de felicidad para el ser humano. Y según los entendidos, los casados sonríen más.

Si te estás preguntando si da lo mismo la unión libre que el matrimonio, según Dan Gilbert, no. La diferencia legal hace que sea más difícil salir del matrimonio y eso hace que cambies tu manera de pensar y percibir la situación, le restas importancia a las dificultades o inconvenientes de la convivencia y valoras más la parte positiva de la convivencia. Eso se traduce en felicidad.