¿Sabías que hay quien no sabía que era diabético y por no revisarse se enteró demasiado tarde?  Sí, ya quedó ciego de por vida. La diabetes es una de las causas más frecuentes de ceguera  (retinopatía diabética) y con frecuencia es evitable. ¿Y a que no sabes quién te avisa? ¡Tu pene!, si empiezas a tener problemas de erección (uno de los primeros síntomas de la diabetes), acude cuanto antes al médico para que descarte que padezcas esta enfermedad, puedes salvar tus ojos y con la diabetes controlada, solucionarás la disfunción eréctil. ¡Un 2×1 en toda regla!.

¿Cómo es esto?. Las afecciones de los nervios que entran y salen del pene pueden provocar disfunción eréctil, por ejemplo, las causadas por la diabetes mellitus. La diabetes produce neuropatía periférica (daño nervioso que puede producir esa disfunción).

Si finalmente no padeces diabetes, el médico llevará a cabo un diagnóstico preguntándote por los síntomas para asegurarse de que se trata de disfunción eréctil y no de otros trastornos (relacionados con la eyaculación). ¿Tienes una erección completa y suficiente para mantener relaciones?, ¿Tienes erecciones matutinas o nocturnas?. Las respuestas le ayudarán a discernir entre causas físicas o psicológicas.

Dependiendo de la causa se requiere una u otra clase de tratamiento. Si bien es cierto que las causas físicas son más frecuentes  en hombres de mayor edad (eso no quiere decir que sea propio del envejecimiento, no lo es) y las causas psicológicas en hombres jóvenes, esto no quiere decir que no te pueda ocurrir a ti.

No lo dudes, ¡un análisis de sangre puede alegrarte la vista!