Que un divorcio rara vez es una situación agradable, es algo que queda muy claro. Tramites, juzgados, abogados y aceptar que el proyecto en común fracasó, suelen provocar un gran desgaste emocional. Pero es cierto también que una vez que tienes el acta en las manos y empieza el proceso de reconstruir tu vida, tu nueva situación civil puede traer muchas ventajas.

Ya hablamos aquí de los beneficios de estar casado así que hoy demos lugar a los de la disolución de un matrimonio:

Tendrás mejor salud que si te quedas en una relación que no funciona.

Diversos estudios han encontrado que las personas que son infelices en su matrimonio, son más propensos a sufrir un infarto o depresión. Además, sus heridas, físicas y emocionales, tardan más en sanar. Un estudio de la Universidad Penn State, encontró que las parejas que discuten con frecuencia, presentan menores niveles de citosina, proteina proinflamatoria cuya carencia se ha asociado, además de con la capacidad de resiliencia, con artritiscáncer y diabetes tipo 2.

En tu próxima unión, podrías ser más feliz.

Sí, tal vez ahora no quieras ni oír sobre el amor, pero si  le das otra oportunidad, es probable que las cosas salgan bien. Según un estudio de la Marriage Foundation de Reino Unido, para el que se analizaron datos de la Oficina Nacional de Estadística, los que se unen en segundas nupcias tienden a divorciarse menos. Una razón detrás de esto: los que atravesaron por un proceso así, suelen sentirse más motivados para no permitir que el nuevo matrimonio se vaya a pique.

 

Y tú, ¿qué otras ventajas crees que ofrece el divorcio?