Caminamos mucho recorriendo tiendas para hacer las compras, hay gente por todos lados lo que nos hace permanecer parados más tiempo lo que resienten nuestros pies. Es importante dedicarles la atención necesaria. Y no, no importa que nadie los vea porque están cubiertos por calcetines gruesos y botas, aún así, hay que cuidarlos. No sólo hay que tenerlos bien en verano.

Nuestros pies soportan el peso de todo el cuerpo y son nuestro medio de transporte primario. Su salud repercute de manera significativa en nuestro bienestar general y aún así hay los que no se preocupan por uñas mal cortadas, resequedad o callos (hasta que pasan la factura). No seas de ese club y manténlos sanos, te dejo unos tips para ello:

Compra zapatos por la tarde:

Si has decidido regalarte un buen par este año, recuerda que conforme pasa el día los pies se van hinchando. Acude a la zapatería cerca del final del día, para asegurarte que los que adujeras te queden cómodamente en cualquier momento.

Vigila la humedad:

El sudor de los pies provoca un ambiente húmedo, el consentido de hongos y bacterias. Prefiere los calcetines que sean de fibras naturales, por ejemplo los 100% algodón y cámbialos inmediatamente si se encuentran mojados. Es importante también que al terminar de ducharte, seques muy bien tus pies, especialmente entre los dedos.

Zapatos adecuados para cada actividad:

Compraste unas botas de tacón preciosas y te mueres por lucirlas pero si esta noche vas a una posada en el campo, llevarlas no es lo más indicado. Al elegir los zapatos que utilizarás piensa en cuánta actividad vas a realizar durante la jornada y si es necesario, antepón la comodidad a la apariencia; créelo, tus pies te lo agradecerán.

Alterna el uso de diferente calzado:

Utilizar diariamente el mismo par, además de no favorecer a tu apariencia, puede causar mal olor o que los zapatos se desgasten y se deformen, lo que provoca que no brinden el soporte adecuado.

Atención con el pedicure:

Si te gustan consentirte en el salón, que te raspen los callos, pinten las uñas y den un buen masaje, procura sacar tu cita por la mañana ya que así el local estará más limpio y el pedicurista menos cansado; algo muy importante: procura llevar tu propio equipo de instrumentos y límpialos con alcohol al llegar a casa.

Un buen corte de uñas:

Si eres de los que prefiere cortarse las uñas en casa, checa que el cortaúñas o los alicates estén correctamente afilados y procura que tu corte sea recto y no muy profundo.

Utiliza zapatillas para andar por casa:

Un estudio de la Universidad de Miami encontró que en un par de zapatos pueden haber hasta 18 mil bacterias. Sin con los mismos zapatos que estuviste recorriendo las calles, pisas tus alfombras y baño, estás esparciendo esos “bichos” por toda tu casa. Deja un par de zapatillas cómodas cerca de la puerta, al entrar a casa póntelas y ¡a descansar!

Por cierto, es importante mantenerlos calientes también para alcanzar el orgasmo. ¿No me crees? Lee este artículo: Calcetines y orgasmo.