Una postura adecuada es importante para nuestro bienestar general y apariencia. Investigaciones en el campo han encontrado que una postura incorrecta supone un consumo adicional de energía de entre 60% y 70%. Cansancio excesivo, depresión y otras enfermedades pueden ser consecuencia de ello. Puede además ocasionar dolores en cuello, hombros y cabeza así como lumbares (parte baja de la espalda) y una mala digestión.

En estudios de aspecto física, se ha concluido también que las personas con una mala postura aparentan mayor edad y peso. Aún cuando no seas una persona con sobrepeso, si andas por la vida con la columna encorvada, es probable que tus músculos abdominales se debiliten, provocando que el vientre luzca abultado.

Realizar ejercicio físico para fortalecer los músculos de la zona, alejarse de la vida sedentariacuidar el peso y acondicionar tu lugar de trabajo o estudio pueden ayudarte a mejorar la postura.

Si  sientes que tu postura no es óptima, puedes intentar con estos tips al caminar:

  • Andar con la vista al frente.
  • Alzar la barbilla y mantenerla arriba.
  • Piensa que un hilo imaginario te jala la cabeza hacia el cielo.

Si pasas mucho tiempo sentado (en una oficina o la escuela), puedes realizar algunos ejercicios para mejorar tu postura:

  • Mueve los hombros circularmente hacia adelante y atrás.
  • Inclina tu tronco hacia el frente estirando los brazos y verificando que tu cabeza esté en ángulo recto con la espalda.

Es importante también que utilices sillas ergonómicas y si trabajas frente a un monitor de computadora, que te quede a la altura de los ojos.