Dar y no recibir, ¡no mola! pero el caso del Amor, es un caso aparte. Hay un AMOR, sí, con mayúsculas, al que le resulta imposible no dar, no contempla la reciprocidad

Sigue leyendo…