Que te dejen es un papelón pero cuando se trata de dejar o rechazar tú a alguien tampoco es plato de gusto y a veces preferirías desaparecer sin más. No. Hay que

Sigue leyendo…