Te enoja pero no lo puedes resistir. Llegó otra vez la necesidad de comer (consumir). Intentas dejar de pensar en ello pero no puedes, la obsesión te gana y casi sin

Sigue leyendo…