La fórmula que garantiza que una experiencia sexual sea un desastre tiene tres ingredientes principales:                   Miedo + Baja autoestima + Culpa Si alguien se acerca al sexo con este esquema,

Sigue leyendo…