La respuesta es sí, sí es posible ser un gordito feliz y que el sobrepeso no interfiera con tu vida sexual ni con la social, que siempre encuentres la ropa que te encanta en

Sigue leyendo…