Afortunadamente alguien descubrió que las huellas de los dedos sirven para identificarnos, porque no sería divertido ni práctico que un funcionario público nos entintara los pezones para plasmarlos en el

Sigue leyendo…