Desde principios de diciembre y hasta los primeros días de enero, los centros comerciales son selvas llenas de personas con una voracidad insaciable: comprar regalos.  El intercambio de obsequios con los

Sigue leyendo…