El concepto “Envidia de Pene” proviene del Psicoanálisis y según las teorías sexuales infantiles de Sigmund Freud es la reacción infantil femenina al darse cuenta de que no se tiene pene. Claro que ellos ante el mismo descubrimiento tampoco reaccionan muy bien, tienen “ansiedad de castración“. Más allá de su origen y verdadero significado, el término ha trascendido al lenguaje coloquial y seguro que más de una lo ha escuchado y más de uno ha hecho el chiste.

Si las niñas preguntan les dicen que ellas no tienen pene (hay quien se explaya y les dice que tienen vagina). ¿ Te imaginas a alguien contestando ” No tenemos pene porque las niñas tenemos clítoris. Y por cierto niño, eres tú el que no tiene vagina” ?. No, ¿verdad?. Lo mejor es no plantearlo como “tú tienes y tú no tienes”, más bien hay que aprovechar esa curiosidad para empezar a hacerles ver lo maravilloso de ser diferentes, qué son las cosas y para qué sirven.

Si ese inicio de educación sexual continúa en la misma línea, no es extraño que algunas mujeres concluyan al ir atando cabos “que solo el hombre disfruta del sexo” y si llegan a tener problemas en su vida sexual, por desgracia, puede que hayan dejado de preguntar y lo vean como algo normal, no esperaban otra cosa, al fin y al cabo.

No. No hay envidia de pene. Ni siquiera de que a ellos se lo celebren desde que nacen y a nosotras nuestro clítoris ni lo mencionen. Permanece como “ese gran desconocido” a pesar de estar estudiado (¡menos que otros órganos pero hasta tiene su Historia!) y claramente localizado. Curioso que se dedique más tiempo a hablar de el Punto G, cuando todavía se discute su existencia.

¿Conoces a tu Clítoris?

Placer

Es la única parte del cuerpo cuya única función es proporcionar placer.

Orgasmo

Su estimulación es el medio más eficaz para lograr el orgasmo.

Sensibilidad Extrema

Es más sensible que el pene. Está rodeado por más fibras nerviosas que cualquier otro órgano y además están concentradas en menor espacio de ahí su mayor sensibilidad y la de toda la zona.

Erección

Su respuesta ante la excitación sexual es prácticamente igual que la del pene

  • Aumento del flujo sanguíneo
  • Se pone muy tenso
  • Sobresale

Tamaño

Es más grande de lo que parece, mide unos 8 cm, su tronco se extiende bajo el capuchón y se divide en dos raíces que se extienden a lo largo del hueso púbico. Junto a estas hay dos bulbos de tejido eréctil que al hincharse por la excitación crean una amplia zona erógena alrededor de la uretra y de la vagina.

Y tú qué opinas ¿envidia de pene, ansiedad de castración o ¡Viva la diferencia!?