Queremos que la otra persona diga primero esas palabras pero nos atemoriza que lo haga muy pronto. Son las palabras mágicas en una relación pero nos cuesta trabajo decidir cuál es el momento óptimo para pronunciarlas: “¿pensará que voy muy rápido? ¿qué me contestará?”, y es que sabemos que el solo pronunciarlas, puede marcar la diferencia porque Te amo es una frase cargada de sentido que puede tener diferentes significados.

En algunas culturas no se utiliza comúnmente entre padres e hijos e incluso muchos crecen sin escuchar que sus padres la digan entre ellos por lo que tienen dificultades para expresarla. Para otros, aunque no tengan problema en decirla, significa compromiso y no se suelta a la ligera. En los países anglosajones, aún cuando es más usual, también lleva una carga especial.

La pregunta del millón…

¿Cuándo es el mejor momento para decir Te amo? No existe una receta que diga que tienes que esperar 2 meses y 3 días para hacerlo, pero lo ideal es que haya transcurrido el tiempo necesario para conocer a la otra persona y tener claros tus sentimientos. Además, si quieres que te responda positivamente, sondea el terreno antes de lanzarte al vacío. Hablad sobre vuestros intereses, vuestros planes de futuro, lo que pensáis de vuestra relación… Si tú ya te has decidido, sus puntos de vista te darán claves para encontrar el momento óptimo. En lo que sí hay una respuesta concreta es en cuándo no debes decirlo. La idea también es construir un instante que se convierta en un gran recuerdo. Evita las palabras mágicas si:

  • Has bebido demasiado
  • Crees que así se acostará contigo más rápido
  • Quieres queda bien
  • Piensas que así le costará más trabajo rechazarte

Una cosa más, dilo en persona, evita hacerlo por Whatsapp, mail o teléfono. Así podrás ver cómo reacciona y el momento será mucho más emotivo.

Un dato curioso

Los estereotipos señalan que los hombres se resisten más a la idea de compromiso y temen escuchar esta frase. Sin embargo, un pequeño estudio realizado con estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), encontró que son ellos los que la pronuncian primero y, además, se sienten más felices si la confesión llega antes de tener sexo por primera vez. Sí, los chicos son más románticos de lo que pensamos (y de lo que a veces quieren mostrar).