Si has decidido que 2016 será el año en el que te estrenarás en el mundo de los tatuajes, presta atención a estos consejos antes de acudir por tu primer tattoo.

No te apresures

No te tatúes por tatuarte. Elige con calma el diseño, el área de tu cuerpo en la que irá, el estilo, etc. Presta especial atención a las medidas de higiene del estudio y pide al artista que te muestre ejemplos de su trabajo antes de poner tu piel en sus manos.

Cuidado con el alcohol

Tal vez pienses que un tequilita (o dos o tres) te ayudarán a lidiar con el dolor pero mejor no hacerlo. El alcohol adelgaza la sangre y esto puede dificultar todo el proceso ya que será más difícil lograr que la tinta se fije. Además, el alcohol también afecta nuestro juicio y puedes acabar con un tatuaje del que después te arrepientas.

No te tatúes el nombre de tu pareja

Aunque ahora pienses que vas a estar con tu pareja para siempre tal vez no sea así y créeme, podrías arrepentirte de llevar su nombre en tu piel. ¿Sabes cuáles son los tatuajes más difíciles de cubrir? Los que tienen letras. Por cierto, tampoco es buena idea elegir palabras en otro idioma si no estás 100% seguro de su significado. Y a todo esto, ¿los chinos se tatuarán palabras en español?

Si eres mujer, no vayas en “tus días”

Durante la menstruación aumenta nuestra sensibilidad al dolor así que no es el mejor momento del mes para ir al estudio. Tampoco te tatúes si estás resfriado ya que podrías experimentar dolor de más.

Cuidados posteriores

Un tatuaje no está terminado hasta que no ha sanado por completo. Sigue las recomendaciones básicas como lavar con jabón neutro, aplicar pomada cicatrizante, no exponerlo al sol durante los primeros meses y demás cuidados que te sugiera el tatuador.