Sí, sí, las redes sociales son maravillosas y nos permiten una comunicación sin precedentes, pero también aceptémoslo, hay cosas que han venido a complicar, ¿un ejemplo? El final de una relación amorosa.

Hace algunos años, si terminabas con tu novio o novia y no eran compañeros de trabajo o escuela, no tenían muchos amigos en común, era más fácil que “tan, tan, esto se acabó y cada quien con su vida” y el proceso de recuperación fuera más corto ya que no había tanta información, tan a la mano, todo el tiempo.

Hoy, en una época en la que vamos dejando huella en la red de prácticamente todo lo que hacemos, es más sencillo alimentar las ansias obsesivas de saber ¿qué estará haciendo? ¿con quién? ¿lo estará pasando mal? ¿ya me habrá olvidado? Basta con visitar su perfil en Facebook, revisar su TL en Twitter o ver las fotos que ha compartido en Instagram para darte una idea de la situación actual de tu ex amor y las actividades que realiza (o deja de hacer). Esto puede provocar que te llenes ansiedad, que se alargue muchísimo el duelo y tardes más en superarle.

Investigadores de la Universidad de Brunel en Londres realizaron un estudio para determinar el impacto de Facebook en la recuperación de una decepción amorosa. Para ello monitorizaron la actividad online de varios cientos de usuarios de Facebook y encontraron que:

  • El 33% aceptó haber posteado canciones o comentarios dedicados a su ex (con el deseo de hacerle volver, herirle o provocarle celos).
  • Los que seguían siendo amigos de su ex en Facebook, mostraban menor crecimiento personal.
  • El 50% de los voluntarios admitía haber revisado la información de la nueva pareja de su ex.

Entonces, ¿lo ideal es romper todo contacto online con el otro? Sí, especialmente si tu relación fue muy intensa y no terminaron muy bien, lo mejor para tu recuperación es alejarte de las redes sociales por un buen rato.

Imagina alguien con unos prismáticos afuera de una casa viendo hacia una ventana, ¿qué piensas sobre esa persona? Revisar una y otra vez los perfiles de tu ex en las redes sociales te hace igual a esa persona, la pantalla del ordenador es la única diferencia.