No nos referimos a ese que se suele decir se tiene cuando se produce excitación sexual pero no se tienen relaciones. No. Hablamos del “dolor de huevos” pero de verdad. ¿ Sabías que esas partes a las que se presta menor atención que a Don Pene pueden tener trastornos algunos de ellos difíciles de pronunciar?Te los presentamos:

Orquiepididimitis

¿Se te ha hinchado el testículo, te duele y/o está caliente al tacto?. Puede ser una complicación por una infección previa. Puede o no haber fiebre. Hay líquido en el saco del escroto y suele drenar solo (puede hacerse quirúrgicamente). Antibióticos y analgesia suelen ser el tratamiento.

Parotiditis

¿Dolorosa hinchazón de ambos testículos?. Es una infección vírica generalmente infantil pero que si se da en adultos puede afectar para siempre la capacidad de producir esperma de los testículos.

Hidrocele

¿Hinchazón en uno de los testículos muy llamativa?. Se debe a una acumulación de líquido. Puede ocurrir al nacer o desarrollarse a lo largo de los años. Normalmente no duele, pero la inflamación del testículo puede ser muy grande y tener que recurrir a la cirugía para solucionarlo.

Hematocele

¿Dolor e hinchazón escrotal tras un golpe? Se produce una acumulación de sangre normalmente por un traumatismo o lesión previa en el escroto. Puede reabsorberse sin más o requerir cirugía.

Espermatocele

¿Bulto doloroso junto a un testículo? Es una acumulación de fluido que contiene esperma. Si molesta o se hace muy grande requiere extirpación quirúrgica.

Varicocele

¿Inflamación del escroto similar a las varices?. Se trata de una acumulación de venas, similares a las varices, que suele aparecer en el lado izquierdo del escroto. Puede eliminarse con cirugía si resulta molesto o afecta a la fertilidad.
Recuerda, si aparecen estas molestias, el urólogo es tu mejor amigo.