Las lesiones de espalda constituyen uno de los problemas médicos más comunes. De hecho, las estadísticas sugieren que 8 de cada 10 personas sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida. Cuidarla es muy importante y no tan complicado, si ponemos en práctica los siguientes consejos:

Al caminar

Es común que, sin darnos cuenta, caminemos encorvados echando el peso de los hombros hacia adelante. Evita esto andando con la vista al frente, la barbilla alzada y la espalda erguida. Un buen tip es pensar que un hilo imaginario tira de tu cabeza hacia el cielo. Para reducir la presión sobre la espalda es recomendable que al caminar flexiones ligeramente las rodillas y mantengas un ritmo estable. También es recomendable que no abuses de los tacones.

Ordenador

Cuando te sientes a laborar frente a tu ordenador, vigila que la parte superior del monitor esté a la altura de tus ojos. Utiliza una silla adecuada, que te permita apoyar la espalda en el respaldo y los pies firmemente en el suelo. Si pasas muchas horas en tu lugar de trabajo, no descartes la idea de utilizar un pequeño cojín como soporte en la zona lumbar.

espalda1

No fumar

Los fumadores tienen 30% más probabilidades de padecer dolor de espalda baja. Esto se debe a que las toxinas del cigarro reducen el flujo de sangre a los discos de la columna, lo que limita la cantidad de oxígeno y nutrientes que reciben.

Sobrepeso

El exceso de masa corporal hace que los músculos de la espalda sufran una presión extra. Vigila tu dieta y sobretodo, haz ejercicio para mantener músculos y huesos saludables.

Levantar objetos

Si tienes que cargar un objeto pesado que se encuentra en el suelo, no inclines la espalda para tomarlo, mejor flexiona las rodillas y levántalo despacio, pegándolo lo más posible a tu cuerpo. Vigila que tu espalda se mantenga recta durante todo el proceso.

espalda2