Contar con la ayuda de los demás es justo y necesario pero lo más importante es poder contar contigo mismo. Depender de ti mismo es más inteligente que depender de los demás y da muchas más satisfacciones. Cuando consigues las cosas por ti mismo “saben mejor” y cuando no necesitas a nadie para conseguirlas, eres más libre.

Ser dependiente: ¿Qué efectos negativos puede tener para ti el dejar que otros piensen o hagan por ti lo que tú puedes hacer por ti mismo?:

  • Ser dependiente de esas personas.
  • Renunciar a que las cosas sean realmente como y cuando tú quieres; pierdes libertad para tomar decisiones.
  • Perderte la satisfacción de valerte por ti mismo.
  • Disminuye la confianza y seguridad en ti mismo; disminuye tu autoestima y tu felicidad.
  • Puede que tengas relaciones porque las necesitas y no porque las quieres.

Contrariamente a lo que piensan algunos, que ser independiente te hace más antisocial, a medida que uno se vuelve más independiente mejoran sus relaciones con los demás, curiosamente elegimos a las personas por su manera de ser y por ninguna otra razón (como el que nos puedan o no sacar las castañas del fuego alguna vez).

También se puede ser más independiente aunque vivas con tus padres que viviendo solo ya que puedes independizarte económicamente pero no ser alguien independiente emocionalmente o en el plano afectivo.