¿Eres hombre? ¿Pasas de los 40? ¿Crees que se te está agriando el carácter? ¿Los que te rodean te dicen que estás insoportable? Puede que padezcas el Síndrome de Irritabilidad Masculina, también llamado»Menopausia Masculina».

¿Qué es el Síndrome de Irritabilidad Masculina?

Se trata de un cuadro o estado depresivo que afecta a hombres mayores de 40 años y que debido a lo escaso de su diagnóstico y tratamiento, acaba afectando negativamente a quien lo padece y a quienes tiene más cerca, como puede ser la pareja.

Se calcula que afecta al 50% de los hombres mayores de 45 años, aunque puede afectar a hombres más jóvenes.

¿Cuáles son los síntomas principales?

  •       Ansiedad
  •       Frustración
  •       Hipersensibilidad emocional
  •       Cólera

Además de estos síntomas, puede haber otros:

  • Debilidad muscular
  • Culpabilidad
  • Baja autoestima
  • Disfunción eréctil
  • Eyaculación retardada
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Agresividad
  • Disminución de la libido
  • Reducción del rendimiento intelectual
  • Cansancio

¿Cual es la causa de este trastorno?

La disminución de los niveles de testosterona. Si además se sufren situaciones estresantes la hormona puede decaer más, agravando la situación.

¿Cual es el tratamiento?

La dieta y el ejercicio pueden mejorar los niveles de testosterona y en algunos casos, no en todos, está indicado el tratamiento hormonal con testosterona. Es imprescindible un correcto diagnóstico y seguir las indicaciones del médico en cada caso.

Importancia del correcto diagnóstico

La mayoría solo acude al médico cuando tiene alguna disfunción sexual y es entonces cuando se diagnostica. Un análisis de sangre en el que se determinan los niveles hormonales es lo que lleva al diagnóstico.

Si tú o tu pareja detectáis estos síntomas andropáusicos, consultar al médico cuanto antes.

¿Implicaciones para la pareja?

Lo malo de no saber que se padece esta enfermedad y en qué consiste es que puede repercutir mucho y negativamente en la vida familiar o de pareja. Si tu andropausia se produce al mismo tiempo que su menopausia ¡el riesgo de ruptura es muy elevado!.