Cuando estamos en una relación estable, es normal que con el paso del tiempo vayamos pareciéndonos cada vez más a nuestra pareja. Compartimos metas y muchas veces también aficiones. Adoptamos costumbres de alimentación y hábitos de sueño similares. Pero el asunto va más allá y llega incluso a niveles fisiológicos. En los enamorados se sincronizan hasta los corazones.

Investigadores de las universidades de Arizona y de California en Davis, realizaron un estudio con varias parejas para encontrar cómo se sincronizan los cuerpos de los enamorados. El experimento consistió en pedirles que se sentarán junto a su pareja y se relajaran para después medirles temperatura, presión arterial y ritmo de la respiración. Después les pidieron que se sentarán junto a una persona con la que no compartían algún lazo y volvieron a hacer las mediciones.

Los resultados mostraron que  el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria se acompasaban en aquellos que eran pareja pero no sucedía entre desconocidos. Sí, el romance inspira a la realidad (¿o será al revés?) y podemos decir que efectivamente, dos corazones enamorados laten al mismo ritmo.

El estudio también mostró que el ajuste se da principalmente entre las mujeres. Son ellas las que más adaptan sus ritmos al de su pareja. Esto, sugieren los autores de la investigación, puede deberse a que las chicas desarrollan lazos afectivos más fuertes.

¿Qué opinas sobre esto? 

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”//www.youtube.com/embed/ektmlIi8mVI” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>