Con el eslogan “La diferencia entre vivir y estar vivo”, el cineasta español Paco Arango resume el mensaje que intenta dar con Cambio de planes, cinta con la que debuta en la dirección de largometrajes y que aún cuando parte de una premisa que sonaría dramática (el protagonista es un niño con cáncer)es una película maravillosa que deja al espectador con un gran sabor de boca y sobre todo, con muchas ganas de aprovechar la vida.  Para escribir el argumento del filme, Paco se basó en una historia real ya que lleva 14 años trabajando con niños que padecen esta enfermedad. Antonio, uno de los pequeños, le permitió retratar su vida e incluso participó en la creación del guión aportando su creatividad.

Los niños pueden enseñarnos grandes lecciones. Diferentes estudios han encontrado que los menores diagnosticados con cáncer, no tienen niveles de depresión, ansiedad o autoestima más bajos que los niños sanos. Sobrellevan su padecimiento con optimismo y nos dejan un gran mensaje: aprovecha el tiempo que te queda.

Si quieres reflexionar sobre el valor de estar vivo y quedarte con un mensaje esperanzador, no dejes de ver Cambio de planes, tiene algunos años pero tiene un mensaje muy hermoso.