Una de las técnicas inseparables de la comunicación eficaz, es saber escuchar y aunque a todo el mundo le parece obvio también es casi seguro que has “escuchado” por ahí la famosa frase: “Hay que saber escuchar”, que no quiere decir más que es posible hacerlo bien o hacerlo mal, se sabe o no se sabe. También se dice que es más difícil escuchar que hablar y es verdad, cuando se escucha bien, se hace el esfuerzo de interpretar lo que oímos. 

Piensa en tus amigos, conocidos, familiares e incluso en ti mismo, ¿saben o sabes escuchar? ¿Alguna vez has pensado que esa persona realmente no te estaba escuchando? ¿Crees que esa persona se dio cuenta de que no te apetecía escucharle?

¿Cómo saber escuchar mejor y hacer que los demás se sientan escuchados? Cambiando la escucha pasiva por la activa. ¿Y cómoescuchar activamente?

Olvídate de ti y de lo que tú piensas

Repítete a ti mismo, “ahora lo que importa es lo que dice y siente el otro y voy a dejar aparcada mi opinión, salvo que me la pida“.

Interrumpirdar tu opinión sin que termine de hablar o replicar con “pues yo…”, “pues a mi…”, significa que no te interesa mucho lo que tenga que decirte.

Ponte en el lugar del que habla

La empatía hace que además de lo que dice, “escuches” sus sentimientos e incluso sus pensamientos. Juzgar o quitar importancia a lo que te cuenta hará que se sienta rechazado.

Haz saber que escuchas

Con gestos sonidos. Haz el esfuerzo y no te distraigas. Las muestras de lenguaje verbal y no verbal reforzarán a tu interlocutor, por ejemplo, asentir con la cabeza y decir “entiendo” ( o el típico “a ha”, “sí, sí” ) mientras le miras a los ojos y te inclinas hacia delante en su dirección, ¡no hay duda de que le escuchas!.

Parafrasear y recapitular son dos buenas estrategias para comprobar que además estamos entendiendo lo que nos dicen, como por ejemplo, “Eso significa que ….”, “Quieres decir que …”, ” veamos si te he entendido …” o “Quieres decir que …”.

Y tú, ¿alguna vez tuviste la sensación de que no te escuchaban realmente?