La obsesión por los smartphones es un tema que preocupa a psicólogos y otros especialistas desde hace tiempo. Desde el miedo irracional a salir sin él, conocido como nomofobia, hasta los hábitos de uso que cada vez son más preocupantes.

Utilizar el móvil al conducir un auto está penado en la mayoría de los países y se realizan diversas campañas de prevención para advertir sobre los riesgos que implica hacerlo. Los usuarios hacen caso omiso de lo anterior y no dejan el teléfono aunque se encuentren detrás de un volante.

Vibraciones fantasma

Las personas que han desarrollado una relación de dependencia con su teléfono,suelen confundir algunos ruidos con el timbre del móvil y más aún, en ocasiones “sienten” que vibra en su bolsillo y cuando lo revisan notan que no hay notificaciones nuevas. A este fenómeno se le conoce como vibración fantasma y es más común de lo que podría pensarse. Aún faltan estudios sobre el efecto de dichas vibraciones en el cerebro, pero se piensa que podrían aumentar los niveles de estrés.

¿Llevas una relación de dependencia con tu teléfono?

Te dejo un monólogo, que retrata de forma humorística la obsesión por los móviles.