La revolución sexual de los años sesenta trajo un producto que otorgó a las mujeres un mayor control sobre los embarazos. Considerada por muchos como el mejor avance científico del siglo XX, la píldora es hoy uno de los anticonceptivos más populares, pero, ¿qué tan bien la conocemos? Es probable que tú o alguien que conozcas la use así que revisemos lo esencial sobre ella:

¿Qué es? 

Es un medicamento contraceptivo que busca alterar el funcionamiento del cuerpo para prevenir un embarazo. La mayoría de las píldoras son “combinadas” ya que contienen progesterona y estrógeno, dos hormonas presentes de forma natural en el organismo femenino.

¿Cómo funciona? 

Tiene tres efectos básicos: impide la ovulaciónespesa la mucosidad que rodea al cuello uterino para dificultar el paso de los espermatozoides y estrecha el endometrio para evitar que el óvulo se adhiera a las paredes del útero.

¿Cómo se toma?

Existen dos presentaciones, de 21 y 28 píldoras. En esta última, solo las primeras 21 contienen hormonas, las demás suelen incluir hierro y son solo para conservar el hábito de tomarse diario.

Si se elige la presentación de 21, lo ideal es comenzar en los primeros cinco días de la menstruación y después tomar una diaria (de preferencia a la misma hora), hasta que se termine la tira. Descansar 7 días y volver a empezar.

Si prefieres la de 28, lo mejor es comenzar el primer día del sangrado y reiniciar un nuevo ciclo sin interrupción cuando se termine el paquete.

Con cualquiera de las dos, para garantizar mayor protección, es recomendable utilizar paralelamente otro método de protección durante los primeros días.

¿Es peligrosa? 

En términos generales es un método muy seguro que rara vez provoca efectos secundarios. Contrariamente a lo que señalan muchos mitos, no produce esterilidad ni cáncer y los hijos de mujeres que la consumieron, no presentan alteración alguna. Sin embargo, no es totalmente inocua por lo que es necesario consultar con un médico antes de iniciar un tratamiento. La píldora no está indicada para mujeres con hipertensión, várices, enfermedad hepática o que estén lactando. Se sabe además que es mala idea combinarla con el tabaco ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Engorda? 

La respuesta es no. Lo normal es que se mantenga el peso o este fluctúe, hacia arriba o hacia abajo, pero no más de 2 kilos.

Es muy importante tomar en cuenta que la píldora es solo un método de control de la natalidad y no evita el contagio de infecciones de transmisión sexual.

Y tú, ¿qué más conoces sobre la píldora?