Grueso, delgado, corto, largo, muchos hombres lo presumen y nos vuelven locas… Estoy hablando del bigote, ese “accesorio natural”que cada vez está más de moda.

Cuando ellos tienen entre once y quince años, arriba de las comisuras de los labios comienza a salirles un vello oscuro y grueso. Para cuando llegan a los 16, ese vello se ha extendido por encima del labio superior, formando un incipiente bigote. Ese y otros caracteres sexuales secundarios son los que fortalecen la diferenciación física entre un hombre y una mujer que se marca durante la adolescencia.

La industria del entretenimiento que se encarga también de posicionar los trends, abandonó el bigote durante los últimos años del siglo XX y eso provocó que la sociedad occidental actual sea más bien de desbigotados. Sin embargo, de unos años a la fecha ha comenzado a ganar un lugar de nuevo y ahora es cada vez más común ver a jóvenes caminando por las calles orgullosos de sus mostachos.

Si llevas bigote o estás pensando en hacerlo, estos tips pueden ayudarte a lucirlo como se debe:

Elige el momento.

Toma en cuenta que los primeros días, en lo que llega al tamaño que quieres, no lucirá muy bien. Un fin de semana de puente o las vacaciones son ideales para comenzar la aventura

Define un estilo.

Según tu tipo de cara y la forma en que te crece podrás decidir cuál es el que mejor te queda. En internet hay páginas en las que puedes hacer pruebas con una foto para que te des una mejor idea. Eso sí, intenta siempre llevarlo simétrico (del mismo largo en ambos lados) ya que los estudios demuestran que los rostros armónicos son más atractivos.

Limpieza y humectación.

Ver alguien que lleva restos de comida en el bigote no es muy agradable, lávalo con agua tibia después de cada alimento. La piel debajo del vello puede resecarse con facilidad, causándote una molesta comezón. Para evitarlo utiliza un fluido humectante también en esa área.

Dúchate antes de recortarlo.

Dependiendo de la rapidez con que te crezca, deberás recortarlo cada tercer día o cada semana. Lo ideal es que tomes un baño antes para que el vapor suavice el pelo y sea más fácil cortarlo.

Si tu bigote es más bien rebelde, recurre a ceras especiales para estilizarlo y a peines para acomodarlo. Movember ha provocado que diversos portales y publicaciones hagan encuestas para determinar quiénes son los bigotones más famosos de la historia. Estos son algunos de los que siempre figuran en los primeros lugares: