Llega un día en que esa pareja tan perfecta e idílica rompe sin más y deja a todos con la boca abierta y sin embargo ¡cómo duran otros que siempre andan discutiendo!.

Repasemos las principales razones por las que rompen las parejas:

Infidelidad

Sigue siendo el Top de las razones por las que una pareja decide romper la relación. Para cada pareja es diferente el concepto de infidelidad y no está de más dejarlo claro al principio de la relación para evitar malos entendidos.

No admirar a tu pareja

En una pareja la admiración mutua es imprescindible, tenemos que sentir admiración por nuestra pareja y sentirnos admirados por ella. Cuando dejamos de admirar a nuestra pareja ya no hay mucho que hacer, es el resultado de un proceso de decepciones que muy probablemente tenga su origen en la idea de que ya está todo hecho y no hay que seguir conquistando a la pareja.

Rutina (¿se acabó el amor?)

Aquí se suele decir que ya no se siente lo mismo, ya no hay amor y pasión o que es una relación más de amigos que de amantes. Como cantaba Rocío Jurado, “se nos rompió el amor de tanto usarlo” y es que la mayoría  pronto olvida que además de usarlo hay que cuidarlo. Dejamos de seducir, de reforzar o gratificar a la pareja y damos muchas cosas por sentado. Falta de esfuerzo y rutina tienen mucho que ver.

No respetar espacios

Somos personas con identidad propia y eso no tiene por qué olvidarse o negarse por el hecho de tener una relación de pareja. No se pasa a ser uno. Aunque juntos, se siguen siendo dos personas diferentes cada una con sus gustos y necesidades y si no se respetan mutuamente o se anulan los de uno de los miembros de la pareja, sin duda la relación no funcionará satisfactoriamente. La diferencia es enriquecedora, quién piensa que una pareja tiene que pensar y hacer igual, se equivoca de plano. La pareja no es el centro, es una faceta más de tu vida, el centro gravitatorio eres tú y el resto de facetas se merecen igual atención y respeto, por ejemplo, amistades y profesión.

Celos

Hacen sufrir a ambos miembros de la pareja y si llegan a ser enfermizos y no se pide ayuda para superarlos, es una situación desgastante para ambos miembros de la pareja que tarde o temprano estallará.

Insatisfacción sexual

Los sentimientos de apatía sexual o de rechazo sexual no son normales, no es algo que ocurra necesariamente con el tiempo. Cuando surge este problema en pareja hay que hablarlo y buscar una solución o apoyo profesional en lugar de resignarse. Tiene mucha relación con la falta de esfuerzo y abandono de la seducción inicial, ¿de verdad alguien cree que por el hecho de ser pareja ya no necesitamos la seducción? ¿el sexo en pareja funciona solo, apretando un botón? Además cuando hay problemas de pareja es un área que se ve directamente afectada de forma negativa.

Miedo al compromiso

Hay quien cuando llega ese momento en la relación tiene un ataque de pánico y o bien sale huyendo o bien la parte que esperaba cierto grado de compromiso, decepcionada, deja la relación. La franja de edad donde más frecuente es que se de esta situación y se rompa la pareja es de los 25 a los 35. Si alguien tiene claro que no quiere pasar de cierto punto con una pareja, está en su derecho, pero la otra parte tiene también derecho a una sinceridad al respecto desde el principio de la relación.

¿Y a ti? ¿Por qué se rompió tu última pareja?