Una ruptura amorosa puede ser un evento sumamente doloroso. Hay varias fases en el duelo de una relación. La primera de ellas es la incredulidad y le sigue aceptar que la relación se ha terminado.

Se pasa de tener pensamientos como: 

“Esa persona todavía me quiere” 

“Voy a cambiar para que estemos juntos” 

A otros como: 

“Se me terminó y ya no hay más qué hacer”

“No me ama lo suficiente”

“Esa relación no funcionaba” 

En esta fase tocas fondo, es una etapa de gran sufrimiento. A los sentimientos y emociones iniciales: la ansiedadincertidumbre y frustración, sobreviene un sufrimiento intenso, como consecuencia de descubrir que ya no está la persona amada y que no volverá. Dependiendo del amor que tenías por el otro, varía el grado de intensidad de los sentimientos dolorosos. En muchos casos, la tristeza es equivalente a la que provoca la muerte de un ser querido.

Si se permanece en esta fase por más de seis meses, es necesario visitar al psicólogo para superar el momento: la tristeza que no cede puede serdepresión.

¡Atentos a la tercera fase! ¡Muy pronto!