Ya publicamos, en clave de humor, la peor pregunta. La pregunta quenunca le debes hacer a un chico. La Forbiden Kuestion Agüord. Pues hoy le toca el turno a las preguntas que más odian que les hagas y que todas hacemos. ¿Por qué? Para ellos son horribles preguntas trampa:

¿Me queda bien?

Ellos son espontáneos y si al mirarte sueltan un ¡Guau!, no lo desprecies porque será sincero. Si le preguntas directamente ¿me queda bien? despiertas su instinto defensivo, ¡sabe que se la está jugando! y probablemente sepa que ¿me hace gorda? sea la pregunta trampa encubierta. Y si preguntas porque no puedes evitarlo, al menos hazlo con preguntas abiertas que no se limiten a un sí o un no; ¡que tenga algún resquicio por donde escapar!.

¿Te parece guapa?

Si tu chico mira a otra, es normal, no está ciego, ¿tú no miras a otros hombres porque tienes pareja? Mirar es mirar, algo muy normal. Si lo pillas in fraganti y le haces la pregunta , piénsalo, ¿no te estás metiendo sola en la boca del lobo?, te conteste lo que te conteste te vas a mosquear, ¿o no?…

¿Me volverás a llamar?

Esto es todo lo contrario de hacerse la interesante, la verdad, pero bueno si quieres ser trasparente total, ¡vale!. Pero es que algunos es como si escucharan “¿te casas conmigo y tenemos niños por siempre jamás?” y, ¡zas!, pierden tu número. Hay que dejarlos, dejarlos bien sueltos que a ellos solos se les ocurre preguntarnos si queremos que nos llamen o llamarnos directamente.

¿Ya has terminado?

No, no voy por ahí…pero bueno, sí, ¡también!. Sea la actividad que sea pensará que le estás diciendo que tarda mucho o que le estás metiendo prisa. Pero. Si se lo dices en la cama … es como darle una patada en los mismos, además de lo anterior, le queda claro lo bien que te lo has pasado.

¿En que piensas?

La mayoría no miente cuando dicen ; “Nada”. En serio, puede que lo veas taciturno y creas que está dividiendo el átomo o a punto de encontrar el sentido de la vida pero … de verdad, no piensa en nada o se concentra en la mayor nimiedad que puedas llegar a imaginar. Y si parece como que no te lo crees e insistes “¿de verdad que no piensas en nada?”, o peor, “¿no me lo quieres decir?” … ahí es cuando empieza a ponerse muy nervioso.

Y tú, ¿alguna pregunta horrible que añadir?¿alguna contestación interesante que compartir?