“Ahora sí amigas, Mari comenzará la presentación…”

Palabras más, palabras menos han sido utilizadas durante años por amas de casa para dar la bienvenida a una amiga a la que han prestado su casa para organizar una fiesta de venta directa. Aspiradoras mágicas, recipientes que no se derraman, cosméticos y un sinfín de productos más han encontrado espacio en estas reuniones que durante años han sido una técnica de marketing utilizada por empresas como Rainbow, Mary Kay, Just o Tupperware.

Es de esta última de la que toma su nombre una curiosa versión de estas fiestas en la que lejos de los electrodomésticos o de los accesorios de cocina, lo que se vende son vibradoresaceites, vídeos porno y cualquier cantidad de material relacionado con la sexualidad: la Tuppersex que en castellano se conoce como Tapersex.

Las tapersex hacen referencia a las reuniones en las que una consultora o consultor, realiza presentaciones de juguetes sexuales y productos afines con el objetivo de venderlos. La persona que presta su casa y los invita recibe a cambio un descuento u obsequio y el resto de los asistentes tienen la oportunidad de comprar en un ambiente íntimo y discreto, fuera de los ojos del resto. Generalmente se convoca solo a mujeres, pero no es algo estricto.

Estas fiestas se realizan desde la década de los setenta y tienen su origen en los  Estados Unidos de América, pero en los últimos años han conseguido internacionalizarse con gran éxito y existen varias empresas del sector que se dedican exclusivamente a este tipo de ventas, por ejemplo Pure Romance. ¿Habías escuchado hablar de ella?

Diversos estudios han encontrado que este tipo de reuniones pueden resultar muy benéficas para las mujeres que asisten, ya que casi por regla general, la consultora tiene conocimientos en el tema y ofrece no sólo productos, sino también asesora a las asistentes. Muchas de las mujeres que se dedican a este negocio son sexólogas o han estudiado sobre el tema.

Una investigación del Centro de Fomento Sexual de la Universidad de Indiana concluyó ya hace algunos años que las reuniones tapersex ofrecen ambientes seguros para aprender y discutir sobre algunos temas sexuales que en otro lugar podrían resultar incómodos para ciertas personas. Dudas con los orgasmos, la excitación, la lubricación u otros aspectos de la sexualidad, afloran en espacios en los que se respira camaradería y para muchas resultan en un gran aprendizaje.

¿Has estado en una tapersex?