Según el fenómeno llamado “Dieta Visual”, exponerse de forma continua a un modelo corporal hace que lo deseemos. Nos parece atractivo aquello que vemos frecuentemente.

Traslademos este fenómeno a la publicidad. El bombardeo mediático de cuerpos perfectos y photoshop nos hace pensar que eso es lo normal y a lo que tenemos que aspirar. ¡Error!, porque:

  • No es oro todo lo que reluce
  • Perseguimos un imposible
  • La insatisfacción contigo misma es el resultado

¿Qué hacer? Corta el bombardeo mediático y haz las paces contigo misma. Dedícate a observarte a ti misma, curiosamente al principio y positivamente al final. ¡Según los investigadores no falla!. Mírate y gústate.

 ¿Cuáles son esos complejos que nos sabotean?

Los complejos Top son Complejos Físicos, ¿conoces alguno de ellos?…

Peso

Ya sea poco o mucho (más habitual), es la insatisfacción más frecuente.

Tripita

El modelo “metida para adentro” es totalmente irreal.

Glúteos

Tamaño y forma traen a más de una de cabeza.

Celulitis

Curioso complejo porque ¡ todas las mujeres la tenemos !

Estrías

Son reflejo de nuestros cambios corporales, todas los tenemos y es mejor ignorarlas que intentar taparlas a toda costa.

Pecho

Tamaño y firmeza llevan a muchas a pasar por el quirófano.

Acné

Se trata a veces como un problema meramente estético, pero es un problema de salud que requiere un diagnóstico correcto.

Arrugas

Aquí fallamos en prevención y luego queremos milagros.

Vello

Uno de los que peor llevamos y que a veces es hormonal.

Varices

Muchas mujeres renuncian a volver a enseñar pierna por esa razón.

Toda una industria se mueve en torno a ellos y está bien tener medios si quieres mejorar algún aspecto, pero no hasta el grado de obsesión y desde luego, persiguiendo siempre metas reales.

¿Y los Complejos Sexuales?

Las inhibiciones sexuales se pueden producir al trasladar esos complejos al terreno sexual. Los complejos sexuales tienen implicaciones negativas en tu disfrute y en el de tu pareja.

En la escalada del no estar contenta con una misma hay grados, desde la inseguridad al no gustarse en absoluto. Puede que toda esa carga negativa sobre ti misma te impida llevar a cabo una relación sexual satisfactoria o evitarla por completo;  puede que te preocupe más lo que piensa el otro, que no quieras llevar la iniciativa, o lucir tu nueva ropa interior, o encender la luz o hablar de sexo abiertamente con tu pareja y contarle lo que te gusta o deseas realmente. ¡ Estás practicando el Autosabotaje Sexual !

Un ejemplo es rechazar el sexo oral porque temes que tu olor no sea agradable para tu pareja. Cuidado con esto porque puede convertirse en obsesión y pensar que si te lavas insistentemente tu olor será mejor. ¡Error! Por dos razones, la primera es que tu olor es agradable y excitante para tu pareja, si hay mal olor es porque hay infección y debes acudir al ginecólogo (lavar por querer atajar el problema puede sin embargo empeorarlo). Y por otro lado, si utilizas un jabón agresivo y en exceso, alteras tu pH vaginal y aumenta el riesgo de infecciones. Con una vez al día es suficiente y asegúrate de que sea un jabón específico para la zona íntima que respete tu pH vaginal.

Cuídate, mímate y límpiate de complejos e ideas erróneas. Recuerda que no hay cirugía ni photoshop que pueda competir con tu sentido del humor o la seguridad en ti misma.