En el mundo cada vez se separan más parejas. Las estadísticas oficiales señalan que en 2010 se registraron 14 divorcios por cada 100 matrimonios en México. Abandono del hogar, infidelidad y motivos económicos son algunas de las principales causas para romper un enlace. Sin embargo, hay muchas relaciones que acaban no por falta de amor, sino por no considerar importantes algunos aspectos. En mi libro “Pregúntale a Silvia…Los secretos de Eva“, doy algunos tips:

  • Comuníquense: busquen el momento para contarse las partes más significativas del día y no solo compartan información.
  • Resuelvan los conflictos: solucionen sus problemas en el momento, no los acumulen.
  • Perdónense: el perdón no implica vulnerabilidad o debilidad, es un mecanismo de sanación.
  • Respétense: cuando sobreviene la falta de respeto, se deteriora la autoestima.
  • Diviértanse: busquen actividades entretenidas con las que puedan pasar un buen rato.
  • Sedúzcanse: hay que mantener viva la llama del amor y evitar la monotonía.
  • Tengan objetivos comunes: hay que hacer planes a futuro que fortalezcan su amor y el compromiso del uno con el otro.

Recuerda que una pareja es un asunto de dos y sí le echan ganas, pueden encontrar una solución.