¿Has oído hablar del squirting? ¿Es lo mismo que la eyaculación femenina? Hay parejas que la buscan (sin éxito) cual piedra filosofal y otras, sin embargo, la encuentran y se quedan sin saber reaccionar o entender qué ha pasado, perdiéndose en un mar de dudas.

Lo primero que tienes que saber es que la mujer en la fase de excitación puede lubricar, por la vagina, puede incluso liberar cierto líquido que no es orina por la uretra y puede liberar un líquido que es el que mucha gente asocia al “famoso” squirting.

El squirting (expulsión de abundante líquido durante la relación sexual) se produce por la excitación o estimulación de unas glándulas llamadas de Skene, pero raramente de forma tan exagerada como aparece en las películas. Hay mujeres que se avergüenzan al ver que mojan las sábanas y no entienden qué ha ocurrido. Esto es normal, aunque la mayoría, no mojan la cama ni tienen el efecto cascada que muchos hombre imaginan.

Curiosamente, hay mujeres se sienten presionadas por su pareja y sienten que algo va mal en ellas si no consiguen alcanzar eso que no saben muy bien qué es, ya que en parte es una fantasía creada por las pelis porno.

La industria pornográfica ha ayudado a DESINFORMAR y a confundir a muchos hombres haciéndoles creer que si la vagina no se vuelve una manguera de bomberos durante el orgasmo es porque no ha habido fuego y consecuentemente la mujer ha disfrutado menos.

Las porno stars se introducen cantidades de liquido para dar el efecto “fuente” a su orgasmo. Otro ejemplo más de como estamos siendo víctimas de una realidad “photoshopeada”.