Cuando vemos una película con contenido erótico, es común encontrar que durante los momentos de pasión, la mujer emite sonidos de placer. Estos gemidos, jadeos y grititos generalmente indican que ha alcanzado el clímax o que se encuentra a punto de hacerlo. Eso que pasa en las películas ¿Sucede en la vida real?

Un trabajo de investigación con mujeres heterosexuales activas sexualmente, realizado por profesionales de las universidades británicas Lancashire y Leeds, encontró que no necesariamente hay una relación entre la vocalización y el orgasmo. Un 25% de las encuestadas respondió que la mayoría de las veces gimen cuando no han llegado al clímax. Las principales razones que las llevan a hacerlo son:

  • Aumentar la autoestima de su pareja
  • Evitar el aburrimiento
  • Acelerar la eyaculación
  • Simular que alcanzan el orgasmo al mismo tiempo

Pensar que en una relación sexual ambos tienen que acabar a la vez es un mito. Los tiempos de excitación y orgasmo son muy distintos dependiendo de las personas. Tampoco acabas de comer con tu pareja exactamente al mismo tiempo y no supone un fracaso. El objetivo es disfrutar y no que lleguen a la vez como en el nado sincronizado.

Te dejo el video de “Je t’aime…moi non plus”, polémica canción de Serge Gainsbourg que fue censurada en muchos países porque incluye gemidos.