Justo antes de entrar deberían leerte tus derechos para que el chip pase del modo ” ¡Fiestaaaa!” al de ” ¡Controla!, esto sigue siendo trabajo”. Sí, la Navidad y las vacaciones están bien pero no te dejes llevar por la euforia del momento. Si te bebes hasta el agua de los floreros olvidarás del todo los puntos más críticos en esta situación:

  • Derecho a permanecer en silencio.
  • Cualquier cosa que digas podrá ser utilizada en tu contra.

Tips “Ni se te ocurra”

Emborracharte

Beber demasiado y perder los papeles será recordado para los restos y ten en cuenta que hoy todo el mundo lleva una cámara y sabe colgar fotos en la red.

Hablar de trabajo

Ser el típico que aprovecha la ocasión para no parar de hablar de trabajo e incluso pedir algún aumento o ascenso.

Lo mejor es aprovechar para hacer contactos y darte a conocer personalmente. Habla con cuanta más gente mejor y de temas que no tengan nada que ver con trabajo.

Saltarte el protocolo

Llevar acompañante “personal”, es decir, amigo o pareja que no sea de la empresa. Salvo petición expresa, sigue las normas.

Vestir para ser el centro de atención

El vestido escotado rojo Ferrari déjalo para quien sepa apreciarlo de verdad, puede que llames la atención pero no en la dirección que esperabas.

Si te animas a bailar “You can leave your hat on” encima de la mesa, los que no han puesto el chip en modo fiesta lo van a procesar a su manera. Puede que algunos vean una puerta abierta a tontear contigo, que otros en la mesa de reuniones parezcan distraídos a partir de este día o que tengas que aguantar comentarios “graciosos” de todo el personal incluidos departamentos insospechados.

Tú querrás Delete Data, pero no es posible, mejor no Enter.