¿Por qué la expresión estrecha?  Se refiere a la estrechez de la vagina. A una mujer a la que es difícil o imposible penetrar.

Si se padece Vaginismo, se produce la contracción de los músculos de la vagina cuando se produce la penetración o cuando se piensa en ser penetrada y esto, puede impedir la penetración o dificultarla produciendo dolor o irritación.

De ahí viene que algunas mentes simples califiquen a una mujer de estrecha o fácil (claro que realmente se refieren a si les permite dicha mujer salirse con la suya sexualmente o no).

Entonces, ¿a qué nos referimos con inhibiciones sexuales?. Pues se trata de una actitud ante la sexualidad poco flexible, de temor, de vergüenza, de culpa o de rechazo. Existe el deseo sexual pero toda esa maleta de creencias erróneas, ansiedades y temores, nos impide disfrutar de nuestra relación. Para algunas personas, dejarse llevar en el terreno sexual es su peor pesadilla. Y para disminuir la ansiedad que les produce evitan ciertas situaciones sexuales.

Si no se soluciona, es posible que se extienda como una epidemia y acabe afectando al deseo sexual, inhibiéndolo por completo, o teniendo un trastorno como el Vaginismo.

Termómetro de “estrechez”

Situaciones “terroríficas” a evitar, ¿te tomas la temperatura?:

  • Evitar hablar de sexo
  • Evitar masturbarte
  • Evitar “entrarle” a un chavo que te gusta (mejor esperar que sea él, no vaya a pensar…)
  • Evitar el contacto sexual con tu pareja (no vaya a pensar…)
  • Evitar encender la luz
  • Evitar que te vean desnuda
  • Evitar emitir sonido alguno (ni gemidos, ni jadeos, ¡ni MÚ!)
  • Evitar determinadas posturas
  • Evitar masturbar a tu pareja
  • Evitar recibir o hacer Sexo oral (o cualquier practica sexual que te gustaría pero no te permites probar)
  • Evitar pedirle a tu pareja lo que te gusta y cómo te gusta
  • Evitar “perder el control”

¿Algún positivo?. ¡Sigue leyendo!

Tips Anti Inhibiciones Sexuales

Autonomía sexual

No se puede delegar el propio placer en otra persona, hay que comunicarse y conocerse sexualmente.

Nada de presiones, metas o ansiedades

Son incompatibles con el disfrute sexual. ¡Relax!

Autoestima elevada

Quererte y sentirte segura de ti misma hace inevitablemente que dejes de esconderte, te culpabilices o te critiques.

Fuera pensamientos irracionales

Tener o haber tenido más de un compañero sexual no es de mujer fácil, si te acuestas con una persona que te gusta no quiere decir que ya te pueda juzgar como fácil, si quieres experimentar o consideras el sexo en pareja rutinario y lo hablas con tu pareja no significa que seas una depravada, si te gusta tu cuerpo y te gusta admirarlo y que lo admiren no eres una facilona.

Adiós a la culpa

Si después de experimentar tu sexualidad te invade la culpa, revisa si no habrás tenido una educación estricta y conservadora que hace que inconscientemente te envíes mensajes negativos.

Terapia sexual de pareja

Os puede ayudar si tú y tu pareja tenéis problemas en este sentido y no sabéis cómo solucionarlos.

Y recuerda, ¡Si te estás preocupando, no estás disfrutando!, tu cerebro es el órgano sexual más potente.