Todos sabemos que el 14 de febrero es el Día del Amor y el que no lo sabe es porque vive en otro mundo o en una de las muy escasas regiones de este que no ha tocado la mercadotecnia, seguro que todo el mundo ha escuchado hablar del famoso “San Valentín”. Ese día, en que por cierto se celebra a un santo que ni siquiera se sabe si realmente existió, es la fecha favorita de muchos enamorados que se sienten orgullosos de tener alguien con quien cucharear cada noche. ¡¡Cuánto amor!!

Lo que no todos saben es que esa fecha también ha sido elegida para festejar el Singles Awareness Day o el Día de la concienciación sobre la soltería. Porque claro, los que no están emparejados no podían quedarse atrás y en la misma jornada, cómo no, también se jactan de más que valorado estado civil. ¡¡Arriba la soltería!!

Esta rivalidad, que es más vieja el clásico entre el Madrid y el Barça, va más allá del yo presumo y del tu presumes y, en ocasiones, adquiere tintes de evangelización. Muchos integrantes de los dos bandos creen que su estado es el mejor y que los demás deberían cambiar de equipo… ¿Cuál es tu favorito? ¿En cuál estás?

Lo cierto es que detrás de esta férrea defensa del estado puede esconderse el miedo a ser juzgado en otras áreas de la vida o a que los demás sientan compasión por uno mismo al estar sin pareja. Un soltero o soltera no quiere que piensen que es un solterón al que nadie tira un pan , sino más bien que su soledad es una elección propia y hay que defenderla pase lo que pase. Sucede algo muy parecido con un comprometido que no quiere que los demás le llamen aburrido o mandilón y asegura que estar en pareja es una gran opción, por no decir la mejor. Lo más irónico de todas estas defensas es que, al final y en secreto, muchos de ambos lados preferirían vivir en los zapatos del otro o al menos lo observan desde la distancia con un poco de “envidia”.

Y tú, ¿de qué club eres? 

Hay muchas canciones para los enamorados y para el Día de San Valentín, así que hoy vamos a dejar todo un himno para los solteros del mundo. Sí, se trata del temazo que nos regaló Natasha Bedingfield, ¿has escuchado ya Single?