La clamidia es una enfermedad bacteriana que se transmite principalmente por vía sexual. En Estados Unidos es la ETS más común. En 2010 se reportaron más de 1 millón 300 mil casos de infecciones en el país, pero se calcula que la cifra real asciende a casi 3 millones de casos.  La infección por clamidia puede transmitirse durante relaciones vaginalesanales y orales. Las mujeres jóvenes son más propensas a contraerla ya que el cuello uterino aún no se ha terminado de formar y es más susceptible a infecciones. La clamidia es conocida como una “enfermedad silenciosa“, ya que muchas personas no presentan síntomas. Cuando se llegan a manifestar, aparecen entre 1 y 3 semanas después del contagio. Algunos de ellos son:

Mujeres:

  • Flujo vaginal anormal
  • Ardor al orinar
  • Nauseas
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Fiebre
  • Sangrado entre periodos menstruales

Hombres:

  • Secreción del pene
  • Ardor al orinar
  • Picazón en la abertura del pene
  • Dolor e inflamación de los testículos (poco frecuente)

Si la relación de contagio ha sido anal u oral, ambos pueden presentar:

  • Dolor, secreción y sangrado en el recto
  • Infección en la garganta

La clamidia puede curarse fácilmente con antibióticos en una semana, pero si no se trata a tiempo, puede ocasionar problemas graves de salud, principalmente en las mujeres. Si la infección se propaga a las trompas de Falopio, puede causar enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y embarazo ectópico. Además, puede aumentar el riesgo de contraer VIH cuando hay exposición al virus.

Para prevenir la infección por clamidia, lo ideal es que las mujeres de 25 años o menos, se realicen pruebas anuales de detección.