Las relaciones amorosas son como las plantas. Para que vivan mucho tiempo y den flores es necesario regarlas, removerles la tierra y ponerlas en un sitio en el que puedan recibir los rayos del sol. Son seres vivos y necesitamos satisfacer sus necesidades o si no, se mueren. Lo mismo pasa con el amor. Si no cuidamos a nuestra pareja día a día, los lazos se van debilitando y acaban por romperse. Es por ello que los detalles son tan importantes y marcan la diferencia. Resultados de una encuesta de The Open University, realizada a 5 mil británicos, mostraron que las personas aprecian más los pequeños gestos de su pareja. Aquí tienes 10 ejemplos que pueden servirte para ingresar al club de los detallistas:

Prepárale café por la mañana.

Y llévaselo a la cama. Si es fin de semana, también aplícate con el desayuno. Consiéntele y ayúdale a empezar el día con una sonrisa.

No olvides decir “por favor” y “gracias”

Demuéstrale que aprecias lo que hace por ti.

Escríbele una carta de amor.

O una nota y guárdala en su ropa. Lo importante es que sea de tu puño y letra y que esté llena de palabras cariñosas.

Regálale algo “porque sí”

No tiene que ser un regalo caro, funciona perfecto un libro, un disco, un peluche o lo que se te ocurra. El chiste es sorprenderle en un día que no sea significativo.

Dile que le amas mirándole a los ojos.

Que pueda darse cuenta que en verdad estás sintiendo cada palabra y que no hay otra persona en el mundo que te despierte una sensación así.

Dedícale una canción.

Y cántasela a todo pulmón. Haced de ese tema VUESRTA canción y que se vuelva tan importante que nunca más podáis escucharla sin pensar en el otro.

Envíale un mensaje.

Para preguntarle cómo va su día o desearle suerte si sabes que tendrá una reunión importante.

Pregúntale su opinión.

Y sigue su consejo. Aunque sea en asuntos de poca importancia pero demuéstrale que tomas en cuenta sus sugerencias.

Hazle un cumplido.

Cada vez que notes algo diferente en su apariencia, por ejemplo un nuevo color de labios o una corbata diferente. Dile lo bien que se ve.

Retuitea sus chistes.

Y dale al botón de “me gusta” en sus publicaciones de Facebook.