Llegó el día en que te diste cuenta o por fin aceptaste, que el que creías el amor de tu vida no lo es tanto y hay que decir adiós. Sí, vas a ponerle punto final a tu relación, pero no sabes cómo. Diez mil opciones pasan por tu mente:

  • Quedar con tu próximamente ex en un café y decirle que esto se acabó (sí, has visto demasiadas películas y qué).
  • Dejar de contestarle los mensajes y aplicar la Houdini.
  • Inventarte un pleito de la nada y desatar una pelea épica que acabe en un “borra mi número de tu teléfono”. 
  • “Contratar a una persona que le seduzca para que puedas acusarle de infidelidad.”

Si el nivel de descabellamiento de las ideas va en aumento y además del cine eres amante de los programas de Investigation Discovery ¡para ya!Concéntrate en el café y de preferencia queden de verse ahí para que no tengan que compartir el camino. Háblale con honestidad pero sé sensible. Intenta evitarle dolor y échate la culpa. Recuerda que esa persona formará parte de tu historia amorosa. Además, tal vez sus cables vuelvan a cruzarse y mejor que no hagan corto circuito. Tú ahora crees que es el final, pero las estadísticas señalan que casi el 25% de las mujeres vuele a tener sexo con sus exparejas (en el caso de ellos el porcentaje es mayor).

Un EX-celente es el que además de tener clase y estilo para romper, con el paso del tiempo cumple con otros puntos:

  • No cuenta las intimidades del otro
  • Nunca habla mal de esa persona
  • Si se la encuentra con alguien más, se comporta de forma encantadora

Recuerda que siempre es mejor ser un Ex-celente que un Ex-cremento y que los números no mienten, es probable que vuelvan a enredarse en las sábanas.

¿Tienes un Ex-celente? ¿Crees que tú lo eres?