¿Eres de los que va a las ventas nocturnas con tal de tener ese gadget antes que los demás? ¿No desaprovechas oferta alguna? ¿Adquieres las entradas para conciertos con meses de anticipación?  ¿Cómo te apellidas? Es probable que el secreto de tus hábitos de compra esté ahí

Investigadores de las universidades de Belmont y Georgetown, formularon una teoría llamada el efecto apellido que no, no tiene que ver con la palabra completa si no con la letra que la encabeza. Según los científicos, los que entran el rango AI, responden más lentamente a las oportunidades de compra que los de RZ (no aplica para los que van de la J a la Q).

Para llegar a esa conclusión, realizaron 4 experimentos. En uno de ellos enviaron correos electrónicos ofreciendo la oportunidad de ganar 4 boletos para un juego de basquetbol. El tiempo promedio de respuesta fue de 22.7 minutos. Los que tenían un apellido que empezaba con alguna de las últimas 9 letras del abecedario contestaron en 19.3 minutos. Los de las primeras 9 demoraron 25.

Los investigadores sugieren que la motivación no es el deseo de obtener algo si no el de no quedar relegados. Proponen que la razón detrás del efecto apellido puede encontrarse en los años de infancia. En los sistemas escolares es común utilizar listas ordenadas alfabéticamente y entonces los ÁlvarezBuendía o Castro se acostumbran a ser los primeros mientras los RamírezSánchez o Zavala están constantemente al final. Al crecer, estos últimos tienen más urgencia por ganar un lugar al frente.

¿Con qué letra empieza tu apellido? ¿Estás de acuerdo con la teoría?