¿Recuerdas la fase de enamoramiento? Sí, cuando tú y tu cerebro estabais eufóricos y descontrolados. Mecanismos eléctricos y químicos  en tu cerebro, estaban causando ese maravilloso caos.

Pues bien, hay muchas parejas que piensan que siempre será así y si deja de serlo, es porque algo va mal o se acabó el amor. Error. Sí es cierto que hay parejas que cuando pasan de la fase de locura, no mantienen la relación, pero otras pasan a la fase de tranquilidad sin problema. Tranquilidad, ¡no Calma Total!. Hay recursos paraestimular el deseo sexual ya que en esta etapa disminuye la excitación a medida que aumenta la costumbre hacia nuestra pareja, si sabemos usarlos puede que no tengamos problema.

El Pensamiento sexy puede ser considerado uno de estos recursos y de hecho se utiliza en terapia sexual. Se puede entender como un tipo específico de “meditación”. Hay que concentrarse en todos los aspectos positivos de nuestra pareja (cuando estamos enamorados solo vemos el lado bueno) y en recordar aquéllas experiencias sexuales apasionadasque se han tenido, no importa remontarse a los inicios, es más , de eso se trata ya que era cuando más “encendidos” estábamos. Con este ejercicio, nuestro cerebro empezará a liberar química propia del deseo sexual  y ¡objetivo conseguido!.

Recuerda, el cerebro es nuestro mayor órgano sexual. Nuestro pensamiento puede estimular nuestra libido actuando como un efectivo afrodisiaco, verdaderamente, el único que se ha demostrado que funcione de verdad.