Hay mujeres desesperadas porque descubren que su chico, lejos de “cambiar cuando por fin estuvieran juntos”, es un caso crónico de “mamitis”. La verdad, no cambian, lo mejor es enfrentarlo y si tiene que elegir, pues que elija. Hay grados; puede ser un problema que hay que tolerar de vez en cuando o puede convertirse en tu peor pesadilla.

Termómetro de Mamitis Aguda:

  • Sus parejas tienen que contar con el visto bueno de mamá(si además eres bendecida con la oposición y sus celos … corre!!!)
  • Constante comunicación (en el peor de los casos, todo el día y a todas horas)
  • Si tu pareja la llega a contradecir, se pone enferma, así vuelve a controlarlo
  • Cualquier decisión debe ser consultada con su mamá (por supuesto antes que contigo)
  • Su mamá tiene licencia para destruir tu intimidad; ( ¿Aparece sin avisar? ¿Tiene incluso llaves de tu departamento? …)

El ninguneo que sufre la pareja de quien padece mamitis es muy frustrante, puede acabar en discusión y la discusión en separación.

En general, aquéllos que la padecen, presentan una gran dependencia emocional de sus madres, son inmaduros e inseguros y puedes darte cuenta tarde de que lo que tienes realmente en casa es un niño.

Las madres son controladorasposesivasmanipuladoras (verdaderas maestras del chantaje emocional) y no llevan bien dejar de ser el centro de atención.

Algunos Consejos para llevar mejor la Mamitis de tu pareja:

  • No hagas comentarios sobre su madre; no te desvíes, concéntrate en el comportamiento de tu pareja, nada más. Si te quejas, directamente a él.
  • Distancia: si es posible, la máxima posible entre vosotros y ella.
  • Poner límites: por ejemplo con las visitas o con el número de llamadas o los horarios de las mismas.
  • Si la cosa se “desmadra”, tendrás que tomar una decisión: dejarlo o pedir ayuda profesional para solucionarlo.

A veces es necesario un cursillo para neutralizar suegras metiches, ¡lo dejo para otra ocasión! De momento, te dejo un video con una mamá que da mucho susto.