El trastorno bipolar I es en el que todos pensamos cuando hablamos de trastorno bipolar, se caracteriza por alternar los episodios de depresión mayor con los maníacos. Cuando un paciente vive este último, su mente está acelerada y sesgada de una manera desproporcionada hacia la positividad. 

¿Qué síntomas se dan en un episodio maníaco?

Uno de los síntomas más característicos es el insomnio sin sensación de cansancio. La persona duerme muy poco, por ejemplo unas tres horas, pero no parece agotarse al otro día, pudiendo incluso llegar a a dormir sólo dos horas la noche siguiente sin llegar a sentirse cansada. A todos nos ha podido pasar que descansamos tres horas una noche pero al día siguiente estamos agotados y no podemos ni pensar en desvelarnos una vez más. 

“Cuando vemos que se queda toda la noche sin dormir y al día siguiente hace lo mismo, sabemos que ésa es la señal de comienzo de un episodio maníaco y es el momento de llamar a su psiquiatra”

Madre de paciente con trastorno bipolar I

Otro síntoma típico es el cambio de una conversación a otra de manera drástica. Es como si no tuviera filtro y son tremendamente impulsivos, no tienen ningún reparo en decirte lo que piensan, les vienen muchas ideas a la cabeza y tal como les llegan las dicen, siendo un poco difícil seguirles la conversación. 

“Hablaba contigo sobre la comida de ayer con su hermano y saltaba de conversación para hablar de mis zapatos y luego se ponía a hablar de maratones. En su cabeza seguro que había alguna asociación entre las ideas. Era como si no tuviera filtro y escupía las ideas. Era como si no tuviera filtro y escupía las cosas tal como las pensaba”

Amigo de paciente con trastorno bipolar.

Una conducta que tiene grandes repercusiones negativas sobre sus vidas y la de la gente que les rodea es el exceso de positivismo. El paciente en el episodio maniaco ve cualquier posibilidad como una gran oportunidad sin considerar los riesgos. Una persona puede ser positiva y decidirse a empezar un proyecto que tenía en mente o incluso llevaba planeando hacía tiempo, pero alguien en un episodio maníaco va a embarcarse en cosas que nunca le han interesado y de las que no sabe nada. No ve ningún problema, nada tiene un lado negativo y acaba tomando decisiones muy arriesgadas porque su análisis de la realidad está distorsionado hacia un exceso de positividad. No ve que pueda ocurrir nada malo involucrándose en negocios y proyectos para los que no se está preparado, pero tampoco en invertir tanto sus ahorros como los de la gente que confía en él, pudiendo llevarla a la ruina económica. 

“Estaba seguro de que ese fondo de inversión ina a r bien e hipotecó la casa para invertir. Perdimos la casa y todas nuestras posesiones, mi marido nos arruinó”

Esposa de paciente con trastorno bipolar

Por otra parte también tienen una ausencia de miedo, subestiman los riesgos físicos y deciden practicar actividades sin considerar que se pueden lesionar, siendo capaces de correr durante dos horas llegando a la extenuación física o conducir y alcanzar los 200 km/hora poniendo en peligro su vida y la de otras personas. 

“Tomó al bebé en brazos y lo lanzó hacia arriba como si fuera un muñeco, todos lo miramos sorprendidos pues estuvo a punto de que se le cayera. Cuando le dije que tuviera cuidado me respondió: es mi hijo, no puedo creer que no confíes en mí”

Esposa de paciente con trastorno bipolar

Durante el episodio de manía la persona también tiene mayor tendencia a la impulsividad sexual, se vuelven más promiscuos, tienen relaciones íntimas sin protección y otros deciden dejar a su pareja para incluso pedir matrimonio a alguien que acaban de conocer. 

“Éramos una familia feliz, llegando de recoger a los niños del colegio me dijo que quería acostarse con más mujeres. UNa hora después se había ido de casa, solo tomó el abrigo. Esa noche me llamó mi amiga y me dijo que lo había visto con otra mujer a la que le pidió matrimonio. Ahí supe que algo raro pasaba, que se acostara con alguien más me podría hacer dudar, pero que le pidiera matrimonio delante de todos sus conocidos sabiendo que estaba casado… algo no anda bien, me dije”.

Esposa de paciente con trastorno bipolar

En este estado de euforia también son más proclives a probar drogas, lo que acentúa aún más la fase de manía. Muchos de los pacientes en episodios maníacos presenta un nivel de activación tan alto que tienen que ser hospitalizados. Esta fase es tan notoria que la mayoría de la gente detecta que hay algo extraño en esa persona o incluso que no está en sus cabales.