Todos tenemos un amigo con el que adoramos ir de copas porque con uno o dos tragos encima se pone simpatiquísimo y se vuelve el alma de la fiesta. También

Sigue leyendo…