Todavía no te consolidabas como un puberto hecho y derecho cuando ya estabas practicando con la mano o el espejo mientras imaginabas cómo sería tu primer beso. Después llegó el

Sigue leyendo…