Desde los bebés hasta los adultos mayores (para ser políticamente correctos), todos lo hacemos. Es más, hay evidencia que indica que incluso desde que estamos en el vientre materno. Sabemos que tiene

Sigue leyendo…